FECHAR
Voltar

Rendimiento de alta flexibilidad

Utilizados en diferentes sectores, los transportadores de correas se dimensionan según las características de aplicación, garantizando el flujo continuo de transporte

 

Cuando se habla de correas transportadoras, la reacción inmediata es asociar el uso de esa solución al sector minero. Sin embargo, se aplican en numerosos procesos productivos, adecuándose a diferentes sectores de la industria, principalmente en el transporte de materiales a granel, posibilitando un flujo continuo de forma barata y con menor impacto ambiental.

Lo que determina su aplicación y selección es el tipo de proyecto. Por eso, los modelos poseen características diferenciadas de fabricación. La instalación de un conjunto reductor en algunas partes de la cinta transportadora, por ejemplo, puede proporcionar mayor productividad a la operación. "La posición del accionamiento en la estructura del transportador de correa depende de algunas variables de la planta, como disposición, espacio disponible, tamaño de estructura, relación peso-potencia y costo, entre otras", explica Renato Machado, coordinador técnico de ingeniería de Metso.

Dependiendo del diseño, el posicionamiento del conjunto reductor es fundamental para la correcta operación y mantenimiento de ese tipo de equipo.   En ese sentido, Machado recomienda averiguación técnica del layout buscando costos menores, siempre teniendo en cuenta algunas premisas relacionadas a la motorización. "Se instala en la cabecera en los proyectos más comunes, pero limitados en capacidad de peso y potencia", explica. "Ya la motorización del retorno es utilizada para evitar pesos excesivos en la cabecera, generalmente en transportadores de correa de menor porte, pero las tensiones de trabajo en la correa son mayores en relación al accionamiento posicionado en la cabecera. Por último, la motorización central generalmente se utiliza en potencias más grandes, más estables y que tienden a ser más caras.

ESPECIFICACIONES

Desde la fase de diseño del proyecto hasta el montaje, es necesario mucho cuidado para evitar que cualquier desvío comprometa el funcionamiento del equipo. Los detalles que pueden hacer peligroso el equipo y traer riesgos a la seguridad deben ser eliminados, liberando la correa de riesgos como desalineamientos estructurales hasta, en mayores proporciones, un colapso general.

Para evitar costes adicionales, el equipo debe utilizar las correas estándar de mercado.   El tipo de correa, a su vez, debe especificarse según el material transportado, así como las características del equipo, su velocidad y tamaño. Según Machado, la tendencia es utilizar correas con tramas de fibra por cuestiones de mercado y por la flexibilidad del material, aunque las correas con tramas de acero sean más adecuadas cuando hay altas tensiones de trabajo, que inviabilizan la utilización de las tramas de fibra.

La cubierta de goma tiende a ser más gruesa cuando se manipulan materiales de mayor tamaño o productos cortantes y puntiagudos, que puedan causar daños. "Antes de hacer la especificación de las correas, es necesario ponerse en contacto con el proveedor y solicitar el dimensionamiento", recomienda Machado. "El procedimiento es el mismo cuando hay que hacer enmiendas, siempre teniendo cuidado de añadir un factor de longitud más debido a variaciones que ocurren durante la vulcanización."

Además de estos puntos, existen diversos requisitos de seguridad para proyectos de transportadoras de correas, tales como protecciones para partes giratorias, instalación de llaves de seguridad y dispositivos eléctricos, accesos adecuados para mantenimiento, señalización, manuales y capacitación de los operadores, entre otros.

Produção editorial: Revista M&T – Desenvolvido e atualizado por Diagrama Marketing Editoral