FECHAR
Voltar

Confort y seguridad al mando

Dosis de confort complementan la seguridad y la funcionalidad incorporadas a los equipos, propiciando un ambiente de trabajo más placentero a los operadores

 

Quien piensa que el confort es un atributo exclusivo de los automóviles, es porque todavía no ha entrado en la cabina de un equipo moderno. Los avances en la estación de operación empiezan por asientos cómodos y acolchados, dirección ajustable, conectividad y panel con comandos bien distribuidos, hasta camas con muelles empacados, que ilustran bien la realidad de las cabinas actualmente utilizadas en Brasil.

Por otra parte, perfeccionar aspectos relacionados con la ergonomía y seguridad de las cabinas es un diferencial competitivo que va al encuentro de las tendencias mundiales. En las máquinas, cada detalle de la interfaz con el ser humano requiere investigaciones y pruebas exhaustivas, para proporcionar el bienestar indispensable a los operadores que trabajan horas dentro de la cabina. Por lo tanto, elementos como el diámetro de la dirección, el asa, la palanca, el acceso a los mandos del panel, la visibilidad y la movilidad deben ser minuciosamente diseñados y evaluados.

Para incorporar estos avances, se realizan diversas investigaciones de campo. "Hoy, existen estudios bien profundizados para definir aspectos como el tipo de tejido que cubre los componentes, toque, brillo, acústica, confort e incluso el olor característico del interior de una cabina", cuenta Allan Holzmann, director de estrategia para camiones del Grupo Volvo. "Desde el ruido de cierre de la puerta hasta el sonido emitido cuando la flecha es accionada, todos los elementos se definen en base a encuestas."

CERTIFICACIONES

Las certificaciones para cabinas todavía no son obligatorias, pero algunas ya están entre los ítems de serie en varios equipos. Al final, el mercado brasileño se ha vuelto más exigente y, actualmente, muchas empresas rechazan equipos que no posean, al menos, las certificaciones ROPS / FOPS, haciendo que la industria evolucionara para atender la demanda.

Las siglas ROPS y FOPS significan, respectivamente, estructura de protección en rodamiento y vuelco (Roll Over Protective Structure) y protección contra caídas de objetos (Falling Objects Protective Structure). La primera indica que la estructura de la cabina preservará el habitáculo del operador en caso de vuelco de la máquina. Es decir, si está fijado en su asiento por el cinturón de seguridad, los traumas derivados de un vuelco serán nulos o mínimos. La certificación FOPS significa que el techo de la cabina soportará la caída de objetos hasta cierta altura, sin sufrir deformaciones, evitando alcanzar la cabeza del operador.

Para alcanzar el nivel FOPS, es necesario que la estructura resista a la caída de un volumen cilíndrico de altura suficiente para generar energía de 1365J y que tenga una deflexión menor que la indicada por la norma ISO 3164. De acuerdo con Carlos Francia, gerente de ventas de Case CE, existen dos niveles de certificación FOPS. "El nivel I soporta un objeto de 46 kg que cae de una altura de 3 m, mientras que el nivel II soporta 227 kg en caídas de hasta 5,2 m de altura", explica, destacando que las normas no especifican con exactitud qué ítems son obligatorios para las cabinas, como soporte, zócalo, tornillo, pino, suspensión, miembros estructurales, subestructura u otros.

Sin embargo, varias normas reglamentarias - como la NR-12 (sobre seguridad general en máquinas), NR-18 (sobre máquinas en construcción), NR-22 (para equipos de minería) y NR-31 (para aplicación agroforestal) - especifican los elementos de seguridad obligatorios en cada aplicación. Y, como los equipos se utilizan en diferentes trabajos a lo largo de su vida útil, los fabricantes deberían cumplir con las normativas y ofrecer estos elementos de seguridad directa de fábrica.

Es que muchos equipos todavía llegan al mercado sin esas especificaciones.   Generalmente, la placa con las certificaciones y normas se fija en la estructura de las cabinas, conforme exigencia de la ISO (International Organization for Standardization). Las normas ISO 12.117 y 3.471, por ejemplo, regulan la certificación ROPS para equipos de construcción, mientras que las ISO 3.449 y 10.262 regulan la certificación FOPS para el segmento.

Para recibir el "sello", la cabina necesita pasar por diversas pruebas, que se registran en documentación comprobatoria, si el cliente lo desea. "Todavía hay fabricantes que no se adaptaron para suministrar equipos con cabinas ROPS / FOPS", resalta Francia, destacando que, en Case, la protección viene incorporada a toda la línea de productos suministrada en Brasil.

Produção editorial: Revista M&T – Desenvolvido e atualizado por Diagrama Marketing Editoral