FECHAR
FECHAR
Voltar

CAMIONES

Los tallos para realizar la misma función de transporte, camiones de carretera y OTRs presentan diferencias cruciales en la estructura, durabilidad y porte, además de los costos

 

Los camiones de carretera pesados y los dumpers off-the-road (OTR, o fuera de carretera) fueron diseñados para desempeñar la misma función básica: transportar material de un punto a otro, de forma que se cumpla un objetivo planificación previamente dimensionada.

En esta misión, ambas familias se utilizan en una amplia variedad de aplicaciones, incluyendo canteras, construcción pesada, aplicaciones industriales y minería subterránea. Fuera de eso, sin embargo, hay diferencias sensibles entre los dos tipos de equipos, no siempre percibidos por el observador más laico. A comenzar por el porte, la robustez, la capacidad y la vida útil de cada uno.

Según Karine Bergamini Madureira, gerente de planificación estratégica de Komatsu Brasil, los OTRs son equipos destinados a actividades de remoción y movimiento de gran cantidad de material, en condiciones y ambientes severos, principalmente en operaciones de minería, en las cuales el empleo de los modelos de carreteras es que es inviable técnica y financieramente. "Para esos movimientos a gran escala, los camiones fuera de carretera son superiores, pudiendo llegar hasta 400 t por ciclo ante las 40 t de los carreteros", da el tono a especialista.

DIFERENCIAL

Para Miguel Gómez, consultor de equipos de transporte de carga de Caterpillar para América del Sur, otro diferencial de los camiones OTR es su robustez. "En términos generales, esto implica una ingeniería de ejes, mandos finales, cajas reforzadas, aros especiales y otros elementos, que otorgan durabilidad, aseguran ciclos de trabajo más cortos y mejoran la disponibilidad mecánica, todo para generar mayor rentabilidad", explica.

Hay todavía la cuestión de la vida útil. Notoriamente, los OTRs duran mucho más. "Son vehículos con alta durabilidad, pudiendo sobrepasar 30 mil horas de trabajo", dice Eduardo Dalla Nora, director de la unidad de vehículos de Randon Implementos. "No menos importante, los fuera de carretera poseen un sistema hidráulico más ágil, propiciando así mayor productividad a la operación."

En el caso de los camiones OTRs de Komatsu, Karine Madureira garantiza que pueden durar hasta 12 años. En el caso de los camiones OTRs de Komatsu, Karine Madureira garantiza que pueden durar hasta 12 años. De acuerdo con ella, son productos que poseen un alto nivel de tecnología embarcada, lo que posibilita acompañamiento en tiempo real de los principales indicadores de mantenimiento, operación e, incluso, de las condiciones del local del servicio, proporcionando informaciones necesarias para garantizar un trabajo seguro y monitorear la "salud" del equipo.

Gómez, por su parte, asegura que los camiones off-the-road de Caterpillar han batido récords de longevidad. "Hoy, todavía es posible ver el 769, un modelo lanzado en 1962, en varios trabajos, con más de 50 mil horas de operación", dice. En este rol, la empresa posee una amplia línea de productos, partiendo de opciones de 40 t para canteras de pequeño y medio porte hasta colosos de 400 t para aplicaciones masivas en minería.

En el caso de los camiones por carretera, a menudo llamados inapropiados de OTR, Gómez explica que - aunque también ofrecen soluciones de diseño para servicios pesados, con transmisiones y cajas que proporcionan un recurso adecuado para algunas aplicaciones - estos vehículos no tienen la robustez necesaria para todos en los casos, pudiendo sufrir daños en la suspensión o en la estructura, dependiendo de la severidad del servicio. "Además, sus ciclos son un poco más largos y la durabilidad, en aplicaciones pesadas, es menor", afirma. "En promedio, su vida útil es de tres a cuatro años, o cerca de 5.000 horas."

OPCIÓN

No es que sea el caso de comparar, pero hay situaciones en que los dos tipos pueden ser competidores, invirtiendo la situación. "En la comparación con los OTRs de 70 a 75 t, los carreteros se muestran mucho más competitivos", asegura Fabrício Vieira de Paula, gerente del segmento off-the-road de Scania Brasil. "Esto debido principalmente al precio de adquisición - que cuesta un cuarto del valor del OTR -, pero también a la flexibilidad, el consumo y los gastos de mantenimiento más pequeños."

Debido a la diferencia de tamaño, capacidad de carga, operación y otros elementos, la opción entre un camión off-the-road y un carretero depende directamente de la aplicación, del tipo de trabajo a realizar y de la distancia a recorrer. "Para minas cerradas y transporte a larga distancia (por encima de 5 km), el segundo lleva ventaja, mientras que para operaciones a cielo abierto, de cortas distancias (hasta 5 km), el primero tiene supremacía", dice Dalla Nora, de Randon.

Hay otros factores que deben tenerse en cuenta, muchos de los cuales se asocian al perfil de la mina y su costo operacional. Dalla Nora cita un ejemplo. Para disminuir los costos de detonación y perforación, los OTRs tienen gran ventaja sobre los vehículos de carretera, justamente por contemplar una estructura de proyecto reforzada y un cucharón que permite el transporte de piedras por encima de 800 mm de diámetro. "Con eso, se disminuye el costo de detonación y se aumenta la agilidad en términos de carga y descarga", detalla el especialista.

Produção editorial: Revista M&T – Desenvolvido e atualizado por Diagrama Marketing Editoral